Empresa Familiar.


Algunos de los grandes problemas de las empresas familiares se pueden resumir en:

  • Continuidad. Debido a que habitualmente las empresas familiares tienen un claro fundador que suele ser dueño, gerente y cabeza de la familia, la sucesión en las mismas es un proceso complejo y delicado debido a los naturales temores a la muerte, pérdida de poder y de actividad laboral, luego de décadas en la empresa, lo llevan a resistirse normalmente a la sucesión.

  • Estructura organizativa. En muchas empresas familiares, la estructura organizativa no ha evolucionado, manteniéndose la misma estructura que en sus inicios con los importantes problemas que se generan cuando el tamaño de la empresa ha aumentado y la estructura no ha sabido amoldarse a la nueva situación.

  • Conflictos internos en el interior de la familia y con los no miembros de la familia. Estos conflictos derivan fundamentalmente por no haber una clara distinción entre la empresa y la familia, de manera que a veces se aplican costumbres y normas familiares en el entorno empresarial. Esto provoca problemas tanto entre familiares como con los miembros no familiares de la empresa. Algunos casos típicos es el no cumplimiento de funciones y responsabilidades, no cumplimiento de horarios, retribución no alineada con el resto de integrantes de la empresa, etc.

  • Profesionalización. El bajo grado de profesionalización en muchas empresas familiares hacen que se elija a los directivos entre los miembros de la familia, lo que conlleva en muchas ocasiones a malas elecciones. Como decía un directivo y propietario de una importante empresa familiar, "si es difícil encontrar un buen directivo, que además sea de mi familia es casi imposible".

  • Pérdida de competitividad. Las propias características de la empresa familiar, con directivos familiares, tensiones internas, etc. en muchas ocasiones no ayudan a la competitividad de la misma en un entorno cambiante y complejo.

Las razones de la alta mortandad de una empresa familiar, se pueden resumir en dos:

  • La fiscalidad asociada de la transmisión de la empresa a los herederos.

  • La falta de planificación de la sucesión con la suficiente antelación y dedicación.

 Tanto la gestión cotidiana como los procesos sucesorios de las empresas familiares requieren CLARIDAD, RIGOR, ESTRATEGIA, ESTUDIO, PLANIFICACION y CONOCIMIENTOS TÉCNICOS. Para ello, nuestros profesionales ponen a su disposición sus servicios:

  • La planificación de la sucesión.

  • Transformación de la persona jurídica de la empresa, reestructuración empresarial.

  • Ventajas fiscales que disfrutan las empresas familiares.

  • Creación de órganos de gobierno sólidos.

  • Preparación del protocolo familiar, como acuerdo que delimite el marco de desarrollo, las reglas de actuación y las relaciones entre la empresa familiar y sus propietarios.

Una de las funciones que Nexum asesores tiene es informar y orientar a los empresarios familiares sobre aquellas cuestiones relativas a la compleja problemática de las empresas de carácter familiar.

Nuestro objetivo es que este tipo de empresas continúen en el tiempo y que su característica de ser familiar no se convierta en un problema, sino en todo lo contrario, una ventaja.

© 2007 Nexum Asesores - Todos los derechos reservados | Contacto | Aviso legal | Política de privacidad